Cuando ya todos sabemos qué se esconde tras las siglas BYOD, empezamos a escuchar “COPE” como nuevo modelo corporativo de uso de dispositivos móviles.  Os comparto un artículo de María González, consultora de la división de Seguridad de la Información de Necsia, en el que nos explica qué se esconde bajo este acrónimo.

BYOD está empezando a convivir con un nuevo modelo corporativo de uso de dispositivos móviles: Corporate-Owned, Personally Enabled (COPE). Esta nueva tendencia ofrece a empresarios y trabajadores la misma libertad de BYOD, pero aportando diferentes beneficios para ambas partes, siempre con el objetivo primordial de preservar la seguridad de la información.

Corporate-Owned significa que la compañía es la propietaria de la línea de servicio. La empresa selecciona los dispositivos que se pueden escoger y especifica si son a coste cero o si el trabajador tendrá que abonar un cierto porcentaje del precio si está interesado en adquirir uno de gama superior. También tiene la capacidad de decisión sobre los umbrales de coste/uso para los empleados. Por ejemplo, a partir de que cantidad del consumo de voz, o de datos, el empleado debe pagar la diferencia. BYOD, COPE

Este tipo de propiedad otorga a la empresa el derecho de aplicar una serie de contramedidas de seguridad como borrar remotamente la información en caso de pérdida, o desconectar los dispositivos de la red corporativa si se detectase una intrusión, a la vez que otorga al dispositivo la seguridad preestablecida en la compañía.

Personally Enabled hace referencia a que los empleados podrán escoger el dispositivo que prefieran dentro del listado de los aprobados por la empresa pero permitiéndoles el uso tanto personal como profesionalmente, dando libertad a los usuarios para descargar las aplicaciones que deseen.

Una política COPE empresarial ayuda a mantener las redes y la información de forma segura, dando la oportunidad a los empleados de elegir personalmente el dispositivo y la tarifa de datos con apoyo del presupuesto de la compañía.